RCVO | Wallmapu: Hagamos un llamado a la seriedad
2499
post-template-default,single,single-post,postid-2499,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-2.7,smooth_scroll,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.1,vc_responsive

Wallmapu: Hagamos un llamado a la seriedad

Lamentablemente, debemos informar nuevos –por reiterados que sean- abusos acaecidos el día jueves 7 de enero en el Wallmapu. 7 de enero, mismo día en que se daba a conocer el veredicto en el juicio por el homicidio de Camilo Catrillanca. Para la ocasión, un grupo formado por 800 policías de la PDI pernoctó la noche anterior en el estadio de Angol para “evitar levantar sospechas”.

“Aquí hay tráfico de drogas, hay armas y hay asesinos”, mencionaba Galli, el subsecretario de estado, durante la tarde de ayer. Juan Francisco Galli, el mismo que tildó de “utensilio” las armas encontradas en casa del grupo que amenazó de muerte a la fiscal Chong. No perderé el tiempo en hablar de tráfico de drogas. El estado debe –para su subsistencia incluso- buscar nuevos argumentos para retomar posesión de terrenos recuperados por comunidades mapuche. La táctica muta pero todos sabemos la verdad.

¿Se pudo encontrar otro día? ¿Tuvo que realizarse el operativo el mismo día en que Carlos Alarcón es declarado culpable del homicidio de Camilo Catrillanca, junto a otros siete policías responsables de disparos injustificados, apremios ilegítimos y obstrucción a la justicia? ¿Fue concertado que este día, que debió haber sido reparatoriopara los familiares de la víctima, observemos una fotografía donde la hija de Camilo Catrillanca de 7 años es apresada por cuatro efectivos de la PDI mientras otro piquete esposa en el suelo a su madre, la viuda del comunero? ¿Falta de tino? ¿Coincidencia?

Desde ayer viernes corre un comunicado firmado por el psicólogo y docente universitario Eduardo Torres Gutiérrez, miembro de la Agrupación Huillimapu Autónomo, en que relata el carácter del procedimiento. En él se describe cómo gran parte de los comuneros habían ido a acompañar el juicio condenatorio en Angol por el asesinato de Camilo Catrillanca, por lo cual fueron las lamngien, niños y adolescente quienes tuvieron que resistir los empujones, golpes y abusos del allanamiento. Su sobrino, “para evitar el ingreso a su casa de los PDI les grita ¡¡Dispárame primero antes de entrar a mis casa, dispárame!! Pero los agentes del estado, fuertemente armado a punta de empuje y groserías lo arrinconaron junto a su hermanita”.

El jueves un efectivo de la policía, funcionario de la PDI, recibió un disparo con resultado de muerte. ¿Existirá una política de estado que propicie la muerte de funcionarios policiales como un instrumento de criminalización del pueblo mapuche? “¿Quién mató a un funcionario con casco antibala y chaleco antibala en procedimiento con más de 800 funcionarios con tanquetas, auto 4×4, helicóptero?”, se pregunta Torres Gutiérrez. No nos contemos cuentos, nuestro pueblo originario está cansado. Las detenciones, torturas, vulneración de derecho de las niñas y niños, el hostigamiento es constante en el Wallmapu. Lo que ocurre es que el asedio brutal del estado ejecutado por sus instituciones ha generado por largos años rabia e impotencia.

Resolvamos esto de una buena vez. Dejemos deliberar y resolver al pueblo mapuche qué hacer con sus tierras. Erradiquemos las empresas forestales de la zona. Desmilitaricemos el Wallmapu. Aprendamos de su riqueza, que harta falta a los chilenos que nos hace. Comportémonos como gente adulta.

Hoy leí una nota a Sutil cuyo titular decía “este es un tema de estado”. Yo me preguntaba, a su vez, a quién se le habrá ocurrido ir a preguntarle a Sutil, el presidente de la Confederación de la Producción y el Comercio sobre la represión en el Wallmapu, qué tiene que ver él. ¿En serio pensamos que la violencia en el sur es un tema de comercio? ¿Tan perdidos estamos?

Reitero, decretemos de una vez por todas la autodeterminación de nuestro pueblos originarios y libertad a todas y todos nuestros presos por conflictos generados por el estado.  

Radio Comunitaria Villa Olímpica

6 años alimentando el fuego de la resistencia compartida