RCVO | Faltan lxs presxs
2358
post-template-default,single,single-post,postid-2358,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-2.7,smooth_scroll,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.1,vc_responsive

Faltan lxs presxs

Hoy por la mañana, distintas agrupaciones, familiares y amigxs de presxs políticos de la revuelta, se reunieron en las afueras de los Tribunales de Justicia de Santiago, para entregar una carta y convocar un mitin.

 

Esto forma parte de una convocatoria nacional e internacional de manifestación por la liberación de aquellas personas que aún continúan bajo prisión preventiva en las cárceles de este país. Es una medida que se considera exagerada y que, según señalan, se sostiene en la presión que ejerce el Estado de Chile sobre el sistema, para mantener en encierro a todas estas personas. Según afirman desde la Organización de Familiares y Amigxs de Presos Políticos de la Revuelta Social (OFAPP), hoy existen quince personas en Santiago Uno bajo esta condición, mientras que en el resto del país se suman varias más.

 

La mayoría de quienes se encuentran encarcelados o con arresto domiciliario son estudiantes, jóvenes y trabajadores de entre 16 y 30 años de edad. Gran parte va a cumplir un año en estas condiciones en poco tiempo, lo que significa un dolor significativo para ellxs y sus familias, quienes resisten la presión y represión que la policía ejerce sobre sus núcleos de afecto.

 

Desde OFAPP, nos comentan que llevan bastante tiempo intentando visibilizar este tema, entregando cartas al Tribunal Constitucional, a las embajadas en el extranjero, participando en sesiones en el congreso y en la comisión de derechos humanos. Si bien reconocen que han sido escuchados, hasta el momento nadie ha podido ofrecerles algún tipo de solución.

 

 

 

 

En esta situación y con esta incertidumbre varias familias se reúnen hoy, de las cuales hemos recogido algunos de sus relatos.

 

 

Acusado por un infiltrado

 

Cristian Zenteno es un músico itinerante de Arica y, además, es el padre de Jesús Zenteno, quien está encarcelado en Santiago uno desde el 15 de noviembre pasado, luego de haber sido detenido en las cercanías de plaza dignidad, tras haber sido seguido durante dos días por un policía infiltrado.

 

Él reconoce que existen pruebas poco claras para demostrar aquello de lo que se le acusa, que es fabricación y lanzamiento de bomba molotov. Con estas pruebas poco consistentes se le intenta señalar como el responsable de haber incendiado el Hotel Principado, acto en el cual no participó. Su caso es uno de los pocos que está siendo juzgado bajo la ley de seguridad del estado. Arriesga 18 años.

 

Para demostrar esto solo existe la declaración del infiltrado, que además es un policía acusado de montaje y abuso en el caso huracán.

 

Se supone que el 10 de diciembre es el plazo máximo para que se realice el juicio oral. Para esta fecha, él espera que su hijo pueda recibir una medida cautelar que le permita salir de la cárcel.

 

 

 

Justicia Verdadera

 

A esta hora deben estar agrupándose distintas personas en las cercanías de La Serena con San Gregorio, o bien acercándose a la Plaza Dagoberto Godoy, mientras se dirigen a Américo Vespucio con Santa Rosa. Esto es parte de la acción territorial que hoy iba a realizarse en la comuna de La Granja, como manifestación por la libertad de los jóvenes que han sido encarcelados en el contexto de revuelta social.

 

Desde la Agrupación de Familiares de Prisioneros Políticos de La Granja, una madre nos cuenta que su hijo fue detenido el día 13 de marzo en los alrededores de la plaza dignidad. Luego de haber estado cinco meses en Santiago Uno, se encuentra con arresto domiciliario total. Procesado por la ley de control de armas, y con pruebas que aún no han podido ser verificadas, se encuentra a la espera de un juicio. El estado de salud se deteriora en estas condiciones, nos señala, pues ninguna madre prepara a su hijo para pasar por este tipo de situaciones.

 

Aquí vuelve a aparecer la figura del montaje y del proceso irregular. Frente a ello, esta madre señala que su hijo no representa un peligro para la sociedad, pues solo se ha movido por el deseo de alcanzar un país más justo, tal como ha sido la convicción de la familia, “donde todos tengamos las mismas oportunidades”. En esto, la petición no es por impunidad, sino por un trato justo, sin pruebas falsas: “Queremos una justicia real, que sea verdadera”.

 

 

 

“El Estado a la familia Cheuque Barrera nos destruyó la vida”

 

El día 14 de noviembre de 2019, Mauricio Cheuque se encontraba con amigos compartiendo en la población La Victoria, mientras se desarrollaba una marcha conmemorativa por el asesinato de Camilo Catrillanca. Cuando el grupo que se manifestaba comenzó a enfrentarse con la tenencia de carabineros, estos salieron a atrapar a quién se atravesara en su camino. En este escenario, Mauricio resultó atropellado por una patrulla de carabineros, quienes luego de eso lo golpearon, torturaron y humillaron. Alcanzó a estar desaparecido algunas horas antes de pasar a control de detención, con una molotov en su mochila que nunca portó y que fue dejada ahí por los carabineros, con el fin de señalarlo como culpable.

 

A pesar de que su examen de hidrocarburos salió negativo, él se encuentra recluido en Santiago Uno desde aquél entonces. El día 22 de octubre es la preparación del juicio oral, luego de eso, según Jocelyn, su esposa, esperan que él pueda salir en libertad, pues no existen más pruebas que el montaje que intentaron realizar los policías. A pesar de la esperanza que tienen en poder recuperar su libertad, señala, estos once meses jamás se van a poder recuperar.

 

 

 

Gran parte de las agrupaciones de familias y amigxs nos hacen ver la condición fraudulenta en que se sostienen las pruebas con las que se persigue acusar a quienes han sido detenidos. A pesar de las pruebas químicas negativas, se insiste en las acusaciones, lo que ha vuelto a quedar expresamente manifiesto con el caso de Anthony Araya, quien fuera arrojado al río Mapocho, hace pocos días, por un miembro de fuerzas especiales. Frente a esto, comunidades de apoyo se muestran a favor de la abolición de una institución que hoy no cuenta con respaldo ciudadano, carente de educación cívica y de respeto por los derechos humanos.

 

 

 

De nuevo es octubre.