RCVO | 80 Días en huelga de hambre de Presos Políticos Mapuche. Entre la vida de los comuneros y la indiferencia del mal gobierno.
2321
post-template-default,single,single-post,postid-2321,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-2.7,smooth_scroll,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.1,vc_responsive

80 Días en huelga de hambre de Presos Políticos Mapuche. Entre la vida de los comuneros y la indiferencia del mal gobierno.

Hoy, miércoles 22 de julio, nueve Presos Políticos Mapuche (PPM), de las cárceles de Angol y Temuco, cumplen 80 días en huelga de hambre.

 

Y el mal gobierno de Sebastián Piñera ha mostrado indiferencia frente a esta situación y ha hecho oídos sordos de las múltiples voces que exigen un diálogo entre el ejecutivo y los presos, sus autoridades ancestrales y sus comunidades, con objeto de destrabar la huelga y dar así cumplimiento al Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo, suscrito por el Estado de Chile el año 2008 y que entró en vigencia a contar del año 2009.

 

La huelga de hambre, que comenzaron los PPM el día 4 de mayo, tiene como eje central, demandar al Gobierno que, en aplicación del Convenio antes mencionado, se permita el cambio de medidas cautelares de los Presos que se encuentran en prisión preventiva y el cambio de cumplimiento de condena de los Presos ya condenados, de modo tal que puedan ser cumplidas en consecuencia y de acuerdo con su cultura y cosmovisión, es decir, cerca de su tierra, sus comunidades y familiares. Lo anterior se justifica, además, en el actual contexto de pandemia que vive el país, donde el riesgo de brote y contagio en las cárceles, reflejo del hacinamiento y la insalubridad, coloca a la población penal como un sector altamente vulnerable a sufrir contagios por el virus Covid-19. Frente a esto último, el mal gobierno ya ha tomado cartas en el asunto y, a contar del mes de marzo, ha permitido la excarcelación de más de 13.000 presos y presas a lo largo del país, de los cuales sobre 5.000 son solo imputados y 8.000 condenados, sin embargo, de esa cantidad de beneficiados, ninguno es Mapuche, lo cual entrega una evidencia más, respecto del trato discriminatorio, imparcial y desigual de parte del sistema penal y el Estado mismo para con el pueblo Mapuche, con quienes el Estado mantiene un conflicto de larga data, que ha traído consigo la criminalización de la demanda de restitución del territorio ancestral Mapuche y por consecuencia con ello, persecución, represión, hostigamiento, ocupación, militarización y cárcel para los integrantes de las comunidades en resistencia.

 

La calidad de prisioneros políticos de los hermanos Mapuche encerrados en las cárceles del estado chileno, se debe entender a partir del hecho que quienes hoy se encuentran en prisión preventiva o cumpliendo condena, no lo hacen por incumplir la ley en materia penal por delitos comunes, sino, se encuentran prisioneros del Estado como consecuencia del conflicto que el mismo Estado sostiene con su pueblo, que reivindica la recuperación y restauración de sus tierras usurpadas. Es forzoso y necesario señalar que muchos de los PPM, se encuentran sin condena, cumpliendo largas e injustas prisiones preventivas, vulnerándose el debido proceso, así como se ha vulnerado el debido proceso en el caso de los PPM condenados en juicios altamente irregulares y llenos de vicios o condenados por la ley antiterrorista, de la cual se conoce su irregular y racista proceder en los casos que involucran al pueblo Mapuche.

 

No debemos quedar indiferentes frente a esta huelga de hambre, así lo han entendido otros 18 PPM de las cárceles de Lebu y Temuco, que se han ido sumando a los 9 huelguistas con el correr de los días, así lo han entendido las comunidades que se han volcado a las calles exigiendo que el Estado se haga parte en la demanda de sus Presos en huelga y así también lo han entendido diversos sectores de la sociedad, que a través de sus organizaciones e individualidades, han exhortado al mal gobierno de Piñera a asumir esta huelga como un problema político y en base a esa perspectiva, cumplir con las disposiciones internacionales convenidas por el Estado chileno en materia de Derecho de los Pueblos Originarios y sentarse a conversar con los Presos.

 

Cada día que pasa, la condición de salud de los comuneros en huelga se hace más grave, ya se sabe que al menos dos de los ocho que iniciaron la huelga en la cárcel de Angol, se encuentran con una disminución de peso importante, lo que les puede acarrear diversos problemas sistémicos. También se tiene conocimiento del estado de salud del Machi Celestino Córdova, quien es parte de los huelguistas desde el día uno y que enfrenta su segunda huelga de hambre en menos de dos años, por lo cual, arrastra distintos problemas de salud y que hoy lo tienen con riesgo vital inminente, con una alta probabilidad de no sobrevivir a la huelga. Si el Machi fallece, si alguno de los otros Presos Políticos Mapuche pierde la vida en esta huelga, será responsabilidad exclusiva del mal gobierno de Piñera, que ha optado por la indiferencia y el envío de tropas militares en lo que denominan la Macro Zona en la Araucanía, el territorio ancestral usurpado, Wallmapu para los Mapuche.

 

A continuación, les dejamos un audio aportado a la Radio por el Peñi Pascual Pichun, miembro de la comunidad de Temulemu, una comunidad que resiste dignamente al embate capitalista en el suelo de sus ancestros.