RCVO | Olla común en Villa Olímpica: manteniendo la autonomía
2209
post-template-default,single,single-post,postid-2209,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-2.7,smooth_scroll,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.1,vc_responsive

Olla común en Villa Olímpica: manteniendo la autonomía

El domingo 28 de junio, en la plaza central de la Villa se reunieron vecines de la Asamblea Popular de Villa Olímpica para realizar la cuarta olla común de este período de pandemia. Como en otros territorios que responden con solidaridad y autonomía al control de un estado de emergencia y un toque de queda que se extienden desde el 18 de marzo.

Papas cocidas y picadas en distintos hogares, reunidas el domingo al mediodía en la olla común y carne de pollo donada por un almacén local, hicieron un menú que nada tiene que envidiarle a un almuerzo familiar de domingo. Y este fue el menú de la olla común , aprovechando la pausa que dio la lluvia a un Santiago asolado por la crisis sanitaria, económica y el asfixiante control estatal. Gracias a las vecinas y vecinos que dedican su domingo a tender una mano solidaria, la olla común se ha instalado en el barrio para ir en ayuda de personas en situación de calle tanto en este barrio como en los ubicados al sur de Carlos Dittborn, así como a adultes mayores de la Villa que requieren cuidado.

 

Ya en otras oportunidades hemos reporteado iniciativas de Solidaridad Alimentaria, un proyecto de la Asamblea de la Villa Olímpica, pero esta vez quisimos acercarnos a las vecinas para consultar su opinión respecto al Protocolo de Permisos Solidarios Para Suministro de Alimentos emitido por la Subsecretaría de Prevención del Delito que señala la necesidad de: “incorporar a los voluntarios que trabajan en los comedores solidarios con apoyo de los municipios. Para esto, Carabineros podrá entregar un permiso de desplazamiento a cada voluntario participante para así acreditar que cumple dicha labor que, por el contexto actual, no puede cesar”.

 

Por un lado sorprende que un gobierno que representa un proyecto de sociedad individualista y competitivo hable de solidaridad. Por otro lado, es digno de sospecha que se busque empadronar a las personas que levantan estas iniciativas, auténticamente solidarias. Con esas ideas en mente y como siempre sin ningún ánimo de objetividad, nos acercamos y conversamos con Mariana y Alejandra, dos vecinas de la olla común.

 

En primer lugar, las vecinas nos cuentan de su iniciativa y comentan respecto a las personas que se están beneficiando de ella. Alejandra comenta sobre su motivación para levantar la olla: “A nivel país, hay hambre” Por su parte, Mariana explica que “Nos damos cuenta que frente a la crisis, la única herramienta que nos queda es la solidaridad entre vecinos… y la solución claramente no la van a dar los que están en el poder porque tienen intereses distintos, muy contrapuestos“.

 

Consultadas por el Protocolo de Permisos Solidarios: Nosotras decidimos no sacar el permiso, porque es una forma de fichar a las organizaciones… hacer un registro de las organizaciones que hoy día están cubriendo estas necesidades. Como asamblea dimos la discusión y no creemos que haya que sacar ese permiso, quieren solamente criminalizar la organización y aparte tampoco es que vayan a aportar, no tiene ningún sentido sacarlo“. Firmemente convencidas  de la auto-organización, las vecinas piensan en como ampliar el alcance de su acción solidaria: “Nos hemos dado cuenta de que hay necesidad en las otras villas“, comenta Alejandra.

 

El llamado es a estar atentas a dar apoyo y protección a estas vecinas y vecinos que semana a semana se movilizan para hacer frente a la crisis. Entre vecines, Villa Olímpica sigue construyendo dignidad.

 

Escucha la entrevista completa aquí

 

 

Radio Comunitaria Villa Olímpica: 6 años alimentando el fuego de la resistencia compartida