RCVO | Redes de abastecimiento popular Parte 2: La Uslera
1797
post-template-default,single,single-post,postid-1797,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-2.7,smooth_scroll,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.1,vc_responsive

Redes de abastecimiento popular Parte 2: La Uslera

La Red de Abastecimiento Feminista La Uslera nace hace 4 años, teniendo como antecedente el  “Cordón Grecia-Matta” que articulaba principalmente a mujeres que se asociaron para hacer frente a la escasez para, juntas, transformarla en abundancia. 

 

Hoy día, La Uslera es parte de las organizaciones que componen La Kanasta y se proyecta en la Villa Olímpica como una semilla de auto-organización en torno al abastecimiento en medio de la pandemia.

 

Sobre la historia y presente de la Red de Abastecimiento Feminista La Uslera, conversamos con dos de sus fundadoras, Jess y Siujen.

 

La Uslera: Politizar lo doméstico

 

Jess nos cuenta que La Uslera recibe su nombre porque la mayoría de sus fundadoras, son mujeres feministas: es una referencia irónica al uslero “arma común de defensa de las dueñas de casa”. En torno a esta red se agrupan un conjunto de afectos reunidos bajo el objetivo de comprar más barato y aliviar en algo la vida de mujeres que sufren distintos tipos de precarización. Tal como señala Jess: “Desde ahí sale la postura de politizar lo doméstico, la economía de la chaucha y hacer magia con lo que tenemos”.

 

 

La construcción de una red de abastecimiento también permite abrir discusiones sobre cómo politizar la alimentación y, con esto, el cuerpo de cada una de las personas allí reunidas, articulando otras formas de lucha y resistencia. Con esto, las redes de abastecimiento son lugares para cuestionar el ritmo o forma de alimentación y consumo de los territorios en que surgen.

 

 

Fotografía: Compra colectiva de frutas y verduras. La Uslera y otras manadas de Villa Olímpica, noviembre 2019

 

Tejiendo movimiento social

 

Lo principal de estas redes es acceder a la comida, pero a través de circuitos que permiten generar también redes de afecto, a propósito de la defensa de una vida más justa, que ha estallado con fuerza a partir de la revuelta de octubre pasado. Desde allí, “generar esa red es tejer la red del movimiento social y sostenerlo continuamente”. Reunirse en torno a una mesaa partir de la provisión de alimentos, de aseo o cuidado que han sido conseguidos a través de la cooperación de personas de un mismo territorio, permite estrechar lazos de unión, algo que, sostiene Jess, es importante fortalecer en el tiempo que vivimos, más aún cuando ocurre a través de decisiones colectivas y vinculantes.

 

 

La Uslera Andina

 

Cuando se mudó a vivir a San José de Maipo, Jess llevó consigo la semilla y junto con un grupo de familias o “manadas” fundaron hace un año La Uslera Andina, iniciativa de abastecimiento que también esta enfrentando la crisis que muchas veces se hace más difícil por las distancias, incluso en tiempos normales, ya que lo que priman son “los precios para turistas”, comenta Jess. Lo han hecho organizando compras a Lo Valledor, comprando en mayores cantidades para poder guardar. Esta red abastece a cerca de 10 o 12 “manadas”, las que trabajan de manera coordinada, gratuita y rotativa, sin jerarquía.

 

 

Fotografía: La Uslera embolsando y distribuyendo productos, abril 2020

 

Abasteciendo al territorio 

 

Así como la semilla llegó a las riveras del Maipo, no cesa de expandirse en el mismo territorio de la Villa Olímpica. En el contexto actual de pandemia, La Uslera se movió rápidamente a propósito de que se avisoraba un encierro de larga duración. Esto significó echar mano a la red de proveedores ya establecidos y buscar otros nuevos, ojalá sin intermediarios, para abaratar costos. En este contexto, hogares que no pertenecen a la red han pasado a integrar las distintas compras colectivas que se han organizado y las que se proyectan próximamente. De eso conversamos con Siujen, otra de las fundadoras de La Uslera.

 

 

 

Gracias a estos mecanismos ensayados durante años por parte de La Uslera, decenas de familias o “manadas” de Villa Olímpica se han sumado a estas compras que tienen a la base principios cooperativos y solidarios. Es así como, por ejemplo, hogares que no forman parte de la La Uslera pudieron acceder a las canastas solidarias a muy bajo costo que la Red La Kanasta puso a disposición este mes como una forma de hacer frente a la crisis. En base a la auto-organización y al trabajo voluntario y colaborativo, los pedidos a granel fueron adquiridos a través de La Kanasta y embolsados y distribuidos en Villa Olímpica por parte de La Uslera.

 

Continúa leyendo la Parte 3 de esta serie: Nacidas del fuego de octubre

Vuelve a leer la Parte 1: La Kanasta

Vuelve a leer la Introducción de la serie completa