RCVO | Prisión política en tiempos de pandemia
1672
post-template-default,single,single-post,postid-1672,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-2.7,smooth_scroll,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.1,vc_responsive

Prisión política en tiempos de pandemia

La prisión como medida de castigo para personas que han transgredido las leyes tiene una larga historia

y también es larga la historia de quienes han develado que la cárcel es un dispositivo de control social destinado principalmente a los y las pobres y también a quienes se rebelan contra un orden por considerarlo ilegítimo.

 

 

Sobre esto, y sin ánimo de imparcialidad, conversamos con Soledad Bustamante, parte del grupo apoyo jurídico y familiar Coordinadora 18 de octubre por la libertad de las y los presos de la revuelta

 

Muchas de nosotras vivimos sin pensar en la cárcel, tenemos la posibilidad de vivir nuestras vidas sin tener que realizar actos que se consideran delitos. Sin embargo, para muchas, esto ha cambiado desde el 18 de octubre. Cientos de personas han llegado a la cárcel por participar en distintas manifestaciones en el marco de lo que se ha llamado “el despertar de Chile”. Además de sufrir los atropellos que han caracterizado el actuar de la policía, han conocido desde dentro lo indigno que es ser imputada o estar presa. No es necesario que te golpeen, basta el hecho de estar encerrada, esposada, transitando por pasillos fríos y sin sol, entrando a baños inmundos y respirando el aire venenoso del lado oscuro de la sociedad de clases.

 

El castigo por hacerse parte de las demandas sociales

En primer lugar, Soledad nos comparte la razón por la cual se ha integrado activamente al apoyo a los y las presas políticas: denunciar y exigir la libertad de los presos políticos que son luchadores sociales que en su cuerpo el castigo que se ha querido dar en esta sociedad por hacerse parte de las demandas sociales”.

 

 

Campaña por la salud de los y las presas políticas

El día 19 de marzo se realizó un punto de prensa en las afueras de la cárcel Santiago 1 convocado por la Coordinadora 18 de octubre para exigir que la prisión preventiva se reemplazara por otras medidas cautelares para resguardar la salud los y las presas políticas. A continuación, compartimos el registro completo del punto de prensa transmitido en vivo por la propia Coordinadora.

 

 

19 de marzo en Santiago 1

Respecto a lo ocurrido en el penal Santiago 1 el mismo día en que se realizó el punto de prensa, Soledad estaba en las afueras del recinto y fue testigo del caos y la desinformación que se vivió durante toda esa tarde. Especialmente crítico fue el momento en que se vieron llegar carros de bomberos: “entre el inicio de este caos hasta las seis y media se empezaron a suceder la llegada de carros bomba con bomberos, a haber humo, la gente entró en histeria, porque todo el mundo recordó lo que había sido el incendio y muerte de 81 presos de la cárcel de San Miguel”. Enfatiza que esto no solo afectó a los y las presas de la revuelta: “este fue un problema para todos los presos del penal”

 

Motín, no fuga

Soledad enfática en desmentir que lo ocurrido Santiago 1 ese día haya sido un intento de fuga como fue difundido en versiones oficiales: “poco tenía de fuga más bien tenía de motín reivindicador de las exiguas e inhumadas condiciones en que se encuentran los presos al interior de los penales” lo cual pretende ser invisibilizado ante la opinión pública./em>

 

Hijos e hijas de las presas de San Miguel

El día 19 de marzo fue sin duda un día crítico para el sistema carcelario chileno. A última hora de la noche comenzaron a circular informaciones sobre incidentes en la cárcel de mujeres de San Miguel. Se hablaba de que los y las hijas de las internas estaban siendo separadas de sus madres para ser trasladadas a recintos del Sename. Gracias al trabajo de las compañeras de La Zarzamora Colectiva, pudimos conocer al día siguiente información confirmada respecto a lo que realmente había ocurrido: los niños y niñas pudieron permanecer al lado de sus madres luego de que éstas realizaran un “barrotazo” para alertar respecto al intento de separarles, logrando que finalmente no se produjera el traslado. Organizaciones como la ONG 81 razones, Defensoría de la Niñez y la misma Coordinadora 18 de octubre colaboraron en la situación. Soledad nos comparte su relato sobre estos hechos./em>

 

La cárcel es para los pobres

Soledad nos comparte una crítica al sistema carcelario en su conjunto que se hace urgente en este contexto de pandemia. “La prisión es un lugar que no colabora a este objetivo que es el de la reinserción social, que más bien parece orientado a la normalización, a la homogeneización de la conducta

En este sentido, la cárcel es un lugar hecho para recluir a “los pobres, los excluidos, los explotados. Los presos hoy son a los que se les está haciendo pagar por esto y además a los que se va a olvidar cuando se produzcan contagios masivos de enfermedades porque también estamos frente a una sociedad que no le interesa, que lo invisibiliza, que cree que tienen el castigo justo”. Por último, Soledad enfatiza que las cárceles han comenzado a demandar condiciones dignas: “Hay en potencia una situación que puede ser crítica, que las cárceles se están alzando, están exigiendo otras condiciones y que están lejos de lo que se quiso hacer creer en Santiago 1 que es el tema de la fuga

 

 

 

RADIO COMUNITARIA VILLA OLÍMPICA:

RECONSTRUYENDO LA VIDA DE BARRIO AL CALOR DE LA RESISTENCIA COMPARTIDA